viernes, 13 de marzo de 2009

OSE HACE AGUA





Habría que rebajar el sueldo de los directores en proporción al agua que se pierde.


Por más esfuerzo que se haga en cambiar la imagen e invertir importantes sumas en marketing, si el servicio es malo y no se resuelven los problemas de los usuarios, el resultado sigue siendo el mismo y en éste caso la OSE continua haciendo agua en su pésima gestión.
Todos los días recibimos denuncias y reclamos de usuarios casi desesperados porque de “golpe y porrazo” pasan de pagar 500 o 600 pesos a 6.000 o 7.000, por supuestas pérdidas o roturas, que nunca se encuentran y que para la Administración rige la premisa de que “se es culpable hasta que se demuestre lo contrario” o “primero paga y después podemos atender su reclamo”.Sin quedarnos es situaciones hipotéticas, esta semana recibimos una decena de situaciones como estas en el barrio Tres Cruces de la ciudad de Rivera, en la que todas las facturas tuvieron una multiplicación por diez en su gasto, en forma inexplicable y que el organismo se niega a revisar o analizar una solución.
Lamentamos que la administración y gestión de un elemento tan necesario para la vida como el agua, sea tal mal gestionado por un organismo lleno de contradicciones y donde el cliente es siempre observado con recelo cuando no con desconfianza.
Pero no nos quedamos sólo con el episodio de Tres Cruces, que se repite en innumerables casos de todo el país, sino que en la calle Tomas Diago (barrio La Racca, también en Rivera) hay 9 familias sin agua porque OSE se niega a extender la red por esa vía y en el Boulevard Bernabé Rivera (Quintas al Norte) saltean vecinos y cuadras en la conexión al saneamiento, discriminando quien sabe porque razón.
Tal parece que OSE y sus jerarcas no respeten la Constitución cuando en su art. 47 establece que “El acceso al agua potable y el acceso al saneamiento, constituyen derechos humanos fundamentales” y fundamentalmente aquel párrafo que reza que “el principio por el cual la prestación del servicio de agua potable y saneamiento, deberá hacerse anteponiendo las razones de orden social a las de orden económico”.
Lamentablemente hay un desprecio por el valor que tiene el recurso “agua” cuando se trata de Ose que lo tira, sin embargo cuando las pérdidas se las pueden cargar a algún vecino, se la cobran a precio de oro y no hay reclamo que valga.
Días pasados nos sorprendimos del desparpajo de la propia OSE quien reconoce que el 50% del agua que potabiliza no la factura y que además admite que un 20% del agua que produce OSE se pierde por las cañerías en mal estado.
Según la página del organismo, un metro cúbico de agua tiene un costo aproximado de $ 12 y esto da que los 240 mil metros cúbicos diarios que el ente pierde por caños en mal estado, le cuestan al organismo unos US$ 125 mil, unos US$ 45 millones anuales que de una forma u otra pagamos todos los uruguayos por esa pésima gestión. Sería una buena idea que todos asumiéramos la responsabilidad de acuerdo a nuestra posición y en ese sentido los Directores de OSE deberían afectar el montos de sus sueldos de acuerdo al agua que efectivamente se factura, esto supondría que en la actualidad se les pagaría la mitad del sueldo y se lo podríamos ir subiendo a medida que mejoren la gestión. Tal vez sería la mejor medida asociada a la productividad del organismo y con ella lograríamos mejorar la calidad de gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Diputado Gerardo Amarilla

BIENVENIDOS
Este blog es una forma de comunicación de quien te escribe, Dr. Gerardo Amarilla, Representante Nacional por el Departamento de Rivera, electo para el período 2010-2015. Esta página comenzó como una vía de comunicación permanente con la ciudadanía cuando fuí electo edil departamental de Rivera, por la lista 15 del Partido Nacional, para cumplir su función durante el mandato 2005-2010. Aquí hay un resumen de la gestión que cumplo así como la información para ponerse en contacto.
Esta fundamentalmente dirigido a los ciudadanos porque considero que tienen el derecho de conocer sobre la gestión de sus representantes, así como opinar, consultar y cuestionar sobre la misma.